Header Ads

CARRUSEL: El real trasfondo del caso Chayito: la llave PRIMorosa - La burda farsa del Congreso del Estado tampoco la beatifica


Por: Víctor Fausto Silva D.

A temprana hora de este martes, registramos la llamada de un amigo lector, que a boca de jarro nos espetó:

  • ¿Qué pasó contigo? La Comisión de Gobernación del Congreso ya declaró inocente a Chayito Quintero y no has dicho "ni pío"... ¡y no me refiero al de las pacas de dinero de "aportaciones ciudadanas"!
  • Pues si quedó suficientemente claro en la columna de este lunes -le dije-; los diputados demostraron la insólita e histórica capacidad de viajar en el tiempo: el 10 de septiembre publicaron como aprobado lo que apenas decidirían ¡cuatro días después!
  • Hasta eso -añadió-, ¿pero ahí quedó la churronovela? ¿Tanto grito y sombrerazo para un final tan barato?
  • Pues sí, así acabó...

Pero me quedé pensando y no, no terminó como lo anticipamos sin necesidad de ser brujos, sino basándonos en la burda, torpe y desaseada machincuepa de los legisladores que encabeza Jesús Alonso Montes Piña.

A nuestra adelantada crónica le faltó ciertamente el cerrojazo de la votación (usted disculpe: viajamos al futuro y volvimos, como los diputados, y nomás no dimos con ella) para validar la farsa: 8 legisladores a favor de no tocar a la alcaldesa y sólo uno en contra, o sea, en pro de enjuiciarla: el panista Jesús Eduardo Urbina Lucero.

En el liacho de legisladores que tácitamente avalaron el desgarriate administrativo de la folclórica dama, se incluyó hasta María Dolores del Río, presidenta de la pomposamente llamada "Comisión Anticorrupción" de la cámara, que hasta eso, tenía meses dando pistas de que fingiría amnesia, manoseando el argumento -cuando le tiraban con kilos de pruebas- de que el Congreso no es un órgano investigador.

No se sabe si al final se aferró a tan chafa justificación para apoyar a la alcaldesa en la sesión virtual de este lunes -de transmisión infame, por cierto-, pero ya qué: desde el día 10 aparecía su primorosa firma avalando el dictamen que ni siquiera se había votado.

"Pelillos a la mar, total: yo ni soy de Navojoa", debió decir la "zarina anticorrupción".

En respuesta a mi amigo, faltaban también los entretelones, de cierta manera bosquejados aquí en la anterior entrega, con la actualización a cargo de quienes tuvieron acceso de primera mano sobre el guion seguido para dar cerrojazo a la "churronovela", como bien la definió nuestro lector.

Ahora se sabe, por ejemplo, que el principal cabildero para lograr tal desenlace afianzando la poco explicable pinza PRIMorenista fue el diputado y también miembro de la Comisión, Jorge Villaescusa Aguayo, ni más ni menos que ex coordinador de la campaña al Senado de la fórmula Sylvana Beltrones-Maloro Acosta.

Jorge Villaescusa: operador entre telones

Perdieron -aunque ella llegó por la via plurinominal- lo que no habla precisamente de la eficiencia de Villaescusa como estratega electoral, pero nunca es tarde para reivindicarse, especialmente cuando hay cuentas por tapar como en el caso del Maloro Acosta, con un juicio político que quedó pendiente luego de su paso por la alcaldía de Hermosillo.

Igual sigue pendiente la llamada "Estafa maestra" en la que salió a relucir su nombre como uno de los beneficiarios de un megatrinquete que -¡milagro de la 4T!- sólo tiene a una persona en la cárcel: Rosario Robles Berlanga.

Además de lo que confirman los enterados, no se entiende otro móvil para que Villaescusa no sólo se pasara al bando de los defensores de Chayito Quintero, sino que cabildeara buscándole los votos necesarios en la Comisión, para sumarlos a los diputados Morenistas que desde un principio se atrincheraron para blindar a la alcaldesa y abortar el juicio político sin necesidad de llevarlo al pleno.

"Te doy y me das", pues. La dupla PRIMorosa…

Y si 2 más 2 siguen siendo 4 y en el tentadero político nadie la hace de abogado oficioso, es obvio que Villaescusa no operó por sus pistolas y sin  la venia de sus superiores, porque tampoco se manda solo como para salir de la noche a la mañana con que el voto priista es para defender a alcaldes opositores, evidentemente ineptos y con graves acusaciones de corrupción, como en el caso de Navojoa, cuya titular ni siquiera intentó justificar ante la Comisión de Gobernación por qué el Ayuntamiento costeaba boletos de avión para que su hijo Irving Escoboza viaje a costillas del erario, sin ser funcionario.

Si eso no es desvío de recursos, vil manoteo u otro delito, quién sabe cómo lo entenderá Villaescusa, que jaló en la cargada a su compañera Nitzia Gradías, para que la señora brincara el charco aun habiéndose pitorreado de ellos en su comparecencia, en la cual grosera y cínicamente se hizo pasar por sorda y por muda, mandándolos por un tubo.

Si el juego electoral apenas va comenzando, el que debe parar orejas con estos truenos es "El Borrego" Gándara, porque ya puede ir calibrando cómo se las gastan y hasta dónde pueden llegar sus supuestos compañeros de siglas y lucha, a la hora de armar machincuepas y amarres al costo que sea.

Gándara: con esos amigos…

Sobre todo cuando Chayito Quintero pregona a los cuatro vientos que de la mano de Alfonso Durazo va por la reelección... y según se ve, con el soterrado apoyo de supuestos adversarios, que en vez de pavimentar el camino para su causa, lo allanan para la ajena.

¿Será porque toda batalla implica el temor de perder y en la retirada es vital cuidar la retaguardia, no vaya a ser que eventuales cuentas mochas caigan en poder del contrario?

Es mera pregunta.

Que contesten Villaescusa o quienes aun antes de entrar a la batalla planean la defensa de la retaguardia, incluso adelantando concesiones, en vez de concentrarse en la ofensiva para retener la plaza.

¿Es inocente?

La llamada de nuestro lector contiene otro elemento digno de análisis, así sea “a las carreras” como decían los viejos: ¿es cierto que el Congreso declaró inocente a Chayito Quintero?  

Chayito Quintero: quiere ser logotipo de Navojoa

Aunque se enojen su poeta y bufón de cabecera Jesús Guadalupe Morales y los paniaguados que arrea y maicea, definitivamente no es así.

Porque si bien la Comisión de Gobernación determinó que no es sujetable a juicio político de acuerdo a sus facultades y los supuestos delictivos previstos en la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos, tampoco se le extiende automáticamente un certificado de decencia absoluta.

El resolutivo deja en claro también que (disculpe lo largo, pero citamos textual):

“La mayoría de dichas pruebas documentales consisten en denuncias ante autoridades distintas a este Poder Legislativo, a quienes les corresponde hacer la investigación respectiva y, en su momento, determinar lo conducente en materia de responsabilidad penal o administrativa, según corresponda”.

“Aún y cuando se nos presentan documentales en las que se señalan presuntas conductas delictivas e irregularidades en el manejo de los recursos públicos (…) existen también otras instancias que deben manifestarse sobre esos incumplimientos antes de que lo haga el Congreso, y no sería correcto contaminar el trabajo técnico de las autoridades fiscalizadoras y ministeriales, con un procedimiento político paralelo que pueda poner en duda sus determinaciones”.

En suma y en castellano: lo que los diputados resolvieron fue escurrirle el bulto al juicio político…sin descartar que otras instancias, como la Fiscalía Anticorrupción o la Fiscalía General de Justicia del Estado, hagan lo suyo a la hora de confirmar conductas delictivas y en consecuencia, finquen y sancionen responsabilidades.

Por ejemplo, y al margen del pretendido juicio político: hace meses que el Fiscal Anticorrupción, Odracir Espinoza, confirmó que en el caso de la clonación de vales de gasolina, había por lo menos dos funcionarios a punto de recibir órdenes de aprehensión.

Así que, ni tanto que queme al santo, ni tanto que no lo alumbre.

¿Que la señora anda dando brinquitos en un pie (hasta tomándose fotos como si fuera el logotipo de Navojoa) y el poeta tirándole toneladas de elogiosa melcocha?

Están en todo su derecho, después del susto que pasaron.

Sin embargo, no implica que sean inocentes.

Muchos delincuentes andan sueltos porque hay Ministerios Públicos incapaces de armar una averiguación sólida y bien sustentada en pruebas, por ineptitud, por negligencia o incluso por corrupción.

Pero de eso a que los criminales sean casi beatos, hay un mundo de distancia.

Por eso andan tantos rateros sueltos…

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.
Estamos utilizando cookies para brindarle la mejor experiencia en nuestro sitio web.
Puedes obtener más información sobre las cookies en la sección POLÍTICA DE PRIVACIDAD