Header Ads

CARRUSEL: Lamentable: La alcaldesa ya no respeta ni a los difuntos

Chayito Quintero: Enfermizo protagonismo

Por Víctor Fausto Silva D.


Meses atrás comentamos en este espacio que con tal de satisfacer su protagonismo, muchos políticos son capaces de recorrer en un mismo día bautizos, bodas y funerales, buscando ser vistos.

En el caso de los últimos, dijimos, no dudarían incluso en meterse al cajón para acaparar reflectores y miradas. De aquí surgió el dicho aplicable al que “se cree más que el muerto”.

Pues bien, lo que aquí se planteó como chistorete de humor negro y símil de lo absurdo, acaba de darse en Navojoa, donde su alcaldesa Chayito Quintero está aferrada a hacer historia no sólo por el juicio político que enfrentará gracias a su desastroso gobierno, sino por los disparates en que sigue incurriendo.

Ya habíamos reseñado también que, bajo la iluminada asesoría de Jesús Guadalupe Morales, corría a los templos protestantes –donde el poeta es pastor de almas, ¡muy Juarista él!- a darse golpes de pecho y a convocar a rebelión popular en defensa de una alcaldesa atacada por el sólo hecho de ser mujer, con los agravantes de ser chambeadora y muuuuuy honrada.

Y si eso ya se veía como un desfiguro y una trapeada al carácter laico del gobierno, la dama perdió ya toda proporción de las cosas, pues ahora soltó sus acostumbrados y lacrimógenos gorgoritos ¡en un velorio!

Por supuesto que para efectos de fotos y videos el difunto pasó a segundo plano: La señora aprovechó que había sido trabajador de Servicios Públicos Municipales, para soltar su pregón de que el caído seguramente lo había dado todo ¡pensando siempre en su alcaldesa! y convencido de que ya basta de estarla atacando.



Lo que siguió de ahí es hasta penoso detallarlo, sobre todo por los deudos, pero el lamentable caso sirve para dimensionar la desesperación y la carencia de escrúpulos de la presidenta municipal para aprovechar hasta el más lamentable escenario, con tal de darse baños de pureza y enviar al Congreso el mensaje de que será injustamente enjuiciada y eventualmente destituida de un cargo que le quedó demasiado grande.

Pero si ella demostró no tener vergüenza, mucho menos la tiene quien la invitó al velorio para que lo convirtiera en mítin político y regadera de autoelogios: Ramón René García Vallejo, el ladino dirigente del sindicato de burócratas municipales.

García Vallejo: Con las rodillas peladas…
Seguramente apurado porque la dama le autorice más plazas sindicalizadas antes de que caiga, García Vallejo no dudará en pelarse más las rodillas, hincándose mientras le quema incienso.

Hasta eso que no es de extrañar tanto servilismo: cuando el sindicato de Oomapasn se fue a paros por atropellos de la alcaldesa, García Vallejo entró al quite con su gente como esquirol y rompe huelgas.

Lo que no se sabía era hasta dónde eran capaces de llegar, ella en su enfermizo protagonismo y él en su abyección.

Ni a los muertos respetan.

Problemas en puerta

En Álamos, al que están por tronarle problemas es al alcalde Víctor Manuel Balderrama, y todo por la negligente actitud de su tesorero Carlos Francisco Bours Hurtado.

Si de algo ha presumido Balderrama es del manejo limpio y eficiente de los recursos, lo que le ha permitido solventar compromisos con sobrada holgura.

Por eso mismo está causando extrañeza entre trabajadores del ayuntamiento y proveedores, la actitud de Bours Hurtado a la hora de incumplir.

A menos que el discurso sea uno y la realidad sea otra…

Víctor Fausto Silva Duran
Periodismocomoes@gmail.com

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.
Estamos utilizando cookies para brindarle la mejor experiencia en nuestro sitio web.
Puedes obtener más información sobre las cookies en la sección POLÍTICA DE PRIVACIDAD