Breaking News

CARRUSEL





+ El aterciopelado parto de las candidaturas no fue tal: a la fórmula Sylvana-Maloro para el Senado se les atravesó Antonio Astiazarán, exigiendo asamblea y suelo parejo + Para las diputaciones federales, la CTM también peló el machete: brinca sobre el “palomeado” oficial y presenta a su propio aspirante + La visita de Meade, mero protocolo para que Manlio lo presentara “en sociedad” + En el sur empieza a despejarse el panorama: Ana Luisa Valdés le allana camino a Jorge Márquez para la alcaldía de Navojoa

Por Víctor Fausto Silva Durán 

Cuando a medio mundo se le quemaban las habas y ya no tenían uñas que morderse por la cardiaca espera del parto priista, finalmente empezó a deshojarse la margarita, partiendo de la candidatura al Senado y luego las diputaciones federales.

Hasta los sordos oían el secreto a gritos de que esa postulación estaba amarrada para Sylvana Beltrones –ya sabe usted por qué-, pero la tenebra se tejía en torno a quien iría con ella en la fórmula, duda parcialmente despejada cuando -como conejo salido del sombrero de un mago- , apareció ¡El Maloro Acosta!, que en dos patadas tiró el arpa como alcalde de Hermosillo y se declaró listo para levantar la manita.

Sylvana Beltrones, con el Maloro: cargará pesada losa

En medio de la natural polvareda, pero conociendo cómo trabaja la maquinaria priista, uno pensaría que el acuerdo estaba debidamente “planchado” en las mesas donde se juega y se decide el reparto del poder, pero hete aquí que al grito de “voy derecho y no me quito” también se lanzó al ruedo Antonio Astiazarán Gutiérrez, exigiendo una contienda interna justa y pareja, vía asamblea.

Bueeeno, dice uno, quizá apareció como para ponerle sabor al caldo y disfrazar con barniz democrático los dedazos que están proliferando no sólo en el PRI, sino en todos los partidos, de no ser porque apenas acababa de registrarse Astiazarán, cuando llegó también – documentación en mano- el cetemista Vicente Solís a reclamar su derecho de competir por la candidatura a diputado federal por el tercer distrito, con cabecera en Hermosillo.

Antonio Astiazarán: no lo sentaron

Seguramente el que sintió que se lo tragaba la tierra fue el ya registrado David Palafox Celaya, cuyo nombre se filtró días atrás como el “bendito” y el-no-hay-otro, sobre todo viendo que Solís no llegó solo a chiflarle al toro, sino acuerpado por el alto mando de la CTM Estatal, con su dirigente Javier Villarreal Gámez y el líder moral Pancho Bojórquez Mungaray.

Y si en el caso de Toño Astiazarán podría pensarse que entró para meterle sal y pimienta al proceso interno, aquí cabría decir que Villarreal y Bojórquez llegaron a soplarle a la lumbre, porque es bien sabido que son de armas tomar a la hora de defender a los suyos, así que Palafox Celaya seguramente los vio como quien ve al diablo en persona.

El propio Villarreal dio una pincelada que lo dice todo:
"No hay negociaciones, hay una genuina voluntad de que los trabajadores de Sonora tengan una voz en el Congreso federal, esto lo hemos luchado desde hace seis años en que Vicente fue el candidato oficial y lo sentaron porque debía ser mujer en ese distrito", remachó, en lo que seguramente rebotó en el mando priista como advertencia de que la CTM no está precisamente pintada en la pared y pela el machete cuando es justo y necesario.

Vícente Solís: con la fuerza de la CTM

Si por la víspera se saca el día, el reclamo fue claro y fuerte: desde hace 6 años los cetemistas andan indigestados por la tonelada de camote que les recetaron y Solís seguramente no tiene entre sus más gratos recuerdos el sentadón que le pegaron, así que van por la revancha.

En ese escenario y si no hay mano negra, lo mejor que puede ir haciendo David Palafox es preparar las nalgas – término correctísimo, fuera de florituras- porque están rifando un sentón y él trae todos los boletos.

El hecho de que Toño Astiazarán de plano no aceptó sentarse –porque de seguro se lo pidieron “en aras de la unidad”- más la rebelión de Vicente Solís, está calentando neuronas en el alto mando priista, porque en escasas horas desapareció de sopetón el terciopelo sobre el cual practicaron el de por sí retardado parto priista.

En el caso de Astiazarán hay otros asegunes a considerar, porque si se suponía que es de los hombres cercanos a José Antonio Meade, entonces cabría especular que éste lo abandonó de plano o los priistas les dieron madruguete a ambos, y entonces –bajo cuerda- el abanderado priista-no-priista lo alentó a poner a prueba el engranaje del partido, que a querer y no, tendrá que irse a la asamblea.

Quizá por eso, como Poncio Pilatos, Meade se lavó las manos en su visita a Hermosillo al decir que es muy respetuoso de los procesos internos…que seguramente leyó en algún folleto y a la carrera, porque en su vida conoció ni siquiera un triste comité seccional de barriada, donde sí se soban el lomo los priistas de convicción a los que nunca les tiran con  nada, como no se una mísera despensa o una cachucha barata de los candidatos en turno.

Será el sereno, amable lector, pero el otro que oye pasos en la azotea es el Maloro, que no esperaba sayo al frente para llegar sin tentar baranda, aunque desde ya hay quienes lo etiquetan como una pesada losa para Sylvana Beltrones, por la carga negativa con la cual salió de la alcaldía de Hermosillo.

Es cuento sabido que los mandos priistas levantaron meses atrás un sondeo para evaluar la posibilidad de lanzarlo a reelegirse, pero nunca le cuadraron los números, por lo que de plano no se entiende cómo es que fueron a ponérselo de pareja a la chamaca, cuando el PRI tenía a la mano otros cartuchos de la talla del propio Astiazarán o el huatabampense Próspero Ibarra Otero –que se quedó a un pelo de rana de la nominación- , ambos de probada chamba y presencia, amén de que el segundo lleva cuatro elecciones ganadas al hilo.
Por eso digo, estimado lector, que el Maloro salió como el conejo del sombrero del mago. Y si se asombraron los propios priistas, con mayor razón los hermosillenses, a los que para darse a la fuga les pintó un violín y les dejó temblando el municipio, algo de lo que da puntual cuenta nuestro compañero Mauricio Rodríguez en su columna de la página 7, en esta edición.

De por sí el camino no será precisamente fácil para Sylvana, que por primera vez se someterá a la prueba del ácido en las urnas, y menos cargando un piedrón como el Maloro, a quien desde su destape medio mundo está haciendo garras en las redes sociales.

Hasta eso que siempre queda el consuelo de llegar como “segunda mayoría” o como se le llame eufemísticamente al hecho de llegar en calidad de mejor perdedor, lo que de ninguna manera salva del raspón, menos cuando se lleva un apellido de prosapia en la política nacional.

Eso sí, habrá que reconocerle al Maloro su optimismo-cinismo, porque cuando le preguntaron por las aspiraciones de Toño Astiazarán, el señor pontificó:
“Lo que importa es que los dos vamos de senadores (Sylvana y Maloro), dijo, “Toño tiene su derecho, pero hay un fin superior, se trata de lo que estamos haciendo por nuestro país”.

¡Tómala con su modestia! El señor se echó el país a cuestas.
Ahora, como en el béisbol, habrá que esperar los extrainings que siempre resultan cardiacos, en este caso para el Maloro y David Palafox Celaya.
Porque, como bien reza el dicho, “ya eran muchos…y parió la abuela”.

Manlio y el protocolo

Un amigo me preguntó mis impresiones sobre la visita que hizo José Antonio Meade a Hermosillo este viernes para presidir un “Foro temático” de la Fundación Colosio y le transcribo aquí, amigo lector, lo que palabras más palabras menos le comenté.
Vino nada más a reforzar su petición de que los priistas lo vean como uno de los suyos, no un advenedizo impuesto por Peña Nieto, y para  ello necesitaba agarrarse de un poste del tamaño de Manlio Fabio Beltrones.

Manlio y Meade: mero protocolo

Cruzaron cumplidos –tú me cobijas, yo te cobijo, nos admiramos y nos respetamos, etcétera-, dieron la nota y la foto y sanseacabó.
Amo y señor del protocolo, Beltrones lo avaló como “una de las opciones más serias…coincido con él en que la gente, los mexicanos, ya están cansados de tanto pleito y conflicto y que lo que necesitan es a alguien  que tenga una muy clara idea de cómo construir un mejor futuro para México”.

Bajo cuerda, el mensaje llevó chanfle. Como para decirle a estrategas y genios que asesoran a Meade, que lo presenten como serio y preparado, no como boxeador de callejón o imitador de los chistes amargos de Ernesto Zedillo –no se reía ni él- como lo han venido presentando en su afán de hacerlo populachero.

Es todo, porque dígame usted, ¿qué se supo sobre el mentado “foro temático”? Bien pudieron haberlo hecho a medianoche y en el monte…para el rebote que tuvo fue lo mismo.

Se despeja el panorama

En cuanto a los rebotes de los movimientos en el PRI acá por el Mayo, el registro de Ana Luisa Valdés como precandidata a diputada federal por el séptimo distrito –si los astros no se mueven iría contra Raúl Silva Vela-, en definitiva le allana el camino a Jorge Márquez para buscar la alcaldía de Navojoa.

Jorge Márquez: camino abierto

Es que de acuerdo a posicionamientos, la aún legisladora local lucía como carta competitiva para buscar la recuperación de la plaza, pero ahora Márquez Cázares se afianza en la delantera, donde fuentes del mismo PRI le ubican como pareja de fórmula a la activa dirigente del PRI Municipal, María Remedios Pulido Torres, en calidad de Síndico Municipal.

La dupla garantiza un agarrón de aquellos, porque ambos supieron cimentar presencia en colonias y comunidades. Se les tiene por serios, responsables y muy chambeadores.
De darse así la fórmula, en el caso de Remedios Pulido significaría su retorno al desempeño de funciones oficiales, habida cuenta de que ha pasado dos veces por la Tesorería Municipal con impecable desempeño.

Una candidatura a Síndico Municipal no es poca cosa desde que se definió como cargo de elección, así que prácticamente quien la ostenta va también como imán para la atracción de votos y “La Reme” para sus amigos ha sembrado en terreo que seguramente será fértil para los objetivos del PRI.
Veremos y diremos, amable lector.

Chayito: que siempre sí

Donde también hubo destape en Navojoa fue por rumbos de Morena, obviamente en su alianza con el Partido del Trabajo (trabajo el qhe tiene para conseguir candidatos) que se apresta a lanzar a la pista a la maestra Rosario Quintero en busca de la presidencia municipal.


Maestra Rosario Quintero

De antecedentes panistas y buen desempeño en cargos públicos tanto en Álamos como en Navojoa, “Chayito” Quintero se probará ahora en las urnas,  a ver si en ellas se refleja la penetración popular y el respaldo que -según sus seguidores- supuestamente le ocasionaron las envidias que terminaron marginando sus aspiraciones en el blanquiazul.
Habrá que ver.

Axel Omar, por el XXI

Por rumbos de Álamos, se confirmó lo que adelantamos, estimado lector, de que el Panal estaba empujando ante sus aliados PRI y Verde Ecologista para lograr la candidatura a la diputación local por el XXI Distrito, lo que ya cuajó, pues recaerá en el alcalde Axel Omar Salas Hernández.

La coalición repite la fórmula, pues con la misma llave llegó Axel Omar a la presidencia municipal, y su renovado respaldo no lleva otro mensaje que el reconocimiento a su trabajo al frente del pueblo mágico.


Axel Omar Salas Hernández

Ya decíamos que la talacha le estaba redituando en bonos políticos, hoy reflejados en el “amarre” de su candidatura, para la cual, obviamente, sus padrinos políticos sopesaron pros y contras, como que se trata de recuperar una posición hoy en manos del PAN con Ramón “El Chavalo” Díaz, que en su momento apenas la consiguió con las uñas.

Ahora el PRI tendrá que coser fino en operación cicatriz, porque de su establo propio quedaron en el camino quienes también aspiraban con legítimo derecho de militancia, el alcalde de Huatabampo Heliodoro Soto Holguín y el dirigente estatal de la CNC, Rodolfo Jordán Villalobos.

Por disciplina partidista seguramente entenderán, primero, que en su propio partido obligadamente –no alcanzan los huesos para todos- son muchos los llamados y pocos los elegidos, y segundo, que así son las alianzas y los riesgos que éstas conllevan a la hora de partir el queso, lo cual no obsta para que quede en muchos –aspirantes y seguidores- el amargo saborcito de la decepción… si no es que de la marginación.

Quienes se encarguen de los apapachos y el cierre de filas deberán tener buena mano zurda, porque ¡cuidado con una división!
Por cierto, en Álamos se dará el caso inédito de que en la misma jugada salen tanto el alcalde como el Secretario del ayuntamiento, Axel a buscar la diputación y Víctor Manuel Balderrama Cárdenas en busca de la presidencia municipal, también cobijado por la alianza.

Las cuentas del PRD

Mientras, a Rafael Orduño Valdez, presidente del PRD en Huatabampo, no le quedó otra que apechugar luego de que se le esfumó la candidatura a la diputación local por el Frente amplio,  tomando las cosas con calma. Para no engrillarse, se puso a trabajar en la reorganización de los clanes del sol azteca en todo el séptimo distrito.

La tarea, dicen, no es nada fácil, sin embargo, el también agricultor y productor de la Tierra de los Generales le ganó tiempo al tiempo y hace semanas que inició recorridos por los diferentes municipios del sur de la entidad, yéndole -eso comentan- hasta el momento muy bien.

Ahora ¿qué tanta fuerza tiene el PRD en el distrito VII? Los que saben de números indican que pueden alcanzar hasta 20 mil votos, una cifra bastante halagadora y atractiva ¿o no? Por esa razón el panista Raúl Silva Vela tiene especial interés en reunirse con los perredistas el próximo fin de semana, donde seguro concertarán varios acuerdos.

Esperaremos el humo blanco para comentar.

No hay comentarios