Breaking News

CARRUSEL





+ Corrupción en Alcoholes: el Subdirector de esa dependencia en Navojoa, Fernando Hugo Salazar Ortega, heredado del sexenio padrecista, cobra mochadas de 2 mil pesos mensuales como mínimo a empresarios de ese giro + Llegó de San Luis RC, donde dejó nefasto antecedente por tolerar el acceso de menores a los antros, en uno de los cuales hubo una balacera con 4 heridos + Su descarado e impune modus operandi pone en entredicho a su jefa Zayra Fernández Morales + ¿Será que los bandidos siguen galopando a sus anchas, por las praderas del poder? + Ubaldo Ibarra Lugo cortó orejas y rabo con la benéfica visita de la Gobernadora a Etchojoa + En Navojoa, Silva Vela se defiende solo a “sabanazos” y recibe apoyo de quien menos se espera, en el golpeteo al que está sometido, porque del PAN y sus regidores, ni sus luces +  ¿Será porque Martín Ruy Sánchez anda más atareado armando su campaña para pelear la alcaldía el 2018?

Por Víctor Fausto Silva Durán 

Los que ya no aguantan lo duro, sino lo tupido, amable lector, son los propietarios y/o concesionarios de bares, cantinas, expendios, antros y similares acá por la región del Mayo, pues desde que llegó a estas tierras Fernando Hugo Salazar Ortega como Subdirector de Alcoholes, haga de cuenta que les cayó un vampiro insaciable.


Fernando Hugo Salazar: ¿de dónde está agarrado?

Procedente de San Luis Rio Colorado, donde por cierto dejó negra huella –amén de que el 2013 la Contraloría lo amonestó por no presentar a tiempo su declaración patrimonial- y “palanqueado” por vaya usted a saber quién, brincó del padrecismo para seguir haciendo de las suyas en este sexenio, ahora en el sur del estado.
Se quedó con el sello del gobierno anterior, pues no tuvo empacho alguno para marcar su “línea” de trabajo: fijó y exige a rajatabla a los dueños de esos giros mochadas sobre la base mínima de 2 mil pesos mensuales, cantidad que obviamente se eleva de acuerdo a la categoría del establecimiento. 
El negocio particular lo complementa con un par de servicios para sus extorsionados: se hace ojo de hormiga para pasar por alto la obligación de que cantinas y antros tengan un vigilante para impedir el acceso a menores de edad, y cuando desde Hermosillo le mandan algún operativo de supervisión o volanta, asume funciones de “halcón”: les pega el pitazo para que tengan todo en orden. ¡Qué chulada!, ¿no?
Y como en esto se aplica aquello de que a como es el sapo es la pedrada, tampoco batalla mucho para hacerse chombito con antros que a todas luces violan la Ley de Alcoholes cerrando incluso ¡hasta las seis de la mañana!, como uno que opera a escasos metros del palacio municipal, con frecuentes escándalos que no ven ni él, ni sus inspectores y mucho menos la policía municipal. Como que para todos hay, pues.
Lo que no se sabe es si Salazar Ortega sólo trabaja para sus bolsillos o de plano también salpica pa’rriba, por lo descarado e impune de sus manejos, lo cual abre el natural sospechosismo que termina por embarrar a la directora de Alcoholes del estado, Zaira Fernández Morales, porque no puede llamarse engañada sobre los antecedentes y el modus operandi de este sujeto, a menos que la dama se haya encerrado en una burbuja para dejar hacer-dejar pasar, aun y cuando meses atrás aseguró que, en apego a la bandera de honestidad de este gobierno, había hecho una limpia en la dependencia.
Si la hizo, quizá usó una red muy agujerada, porque se le fue un verdadero tiburón. Del paso de Salazar Ortega por San Luis Rio Colorado, su negligencia y omisiones, dejó constancia una balacera en un antro el pasado 5 de enero con saldo de cuatro heridos, dos de ellos menores de edad, de lo que dio cuenta la página de Facebook “SLRC.com”, bajo la firma de Jesús Barraza Z.
En el texto titulado “¿Supervisor de antros o alcahuete?”, se lee:
“Se llama Fernando Hugo Salazar Ortega y se desempeña como subdelegado de Alcoholes del Gobierno del Estado de Sonora aquí en San Luis. Los hechos sangrientos registrados esta madrugada en el antro "Inferno" los cuales involucran a menores de edad lo ponen en el ojo del huracán. A primera vista su actuar se presta a sospechas de corrupción (….) Y es que parece imposible que este funcionario al servicio de una gobernadora que prometió un Sonora con "honestidad total" no estuviera al tanto de que menores de edad entraban a antros en donde lograban que les vendieran alcohol. Aquí no cabe la pregunta porqué no estaba haciendo su trabajo, sino a qué precio dejó de hacerlo.
Por parte del Ayuntamiento se han tomado medidas precautorias para prevenir que vuelvan a ocurrir situaciones trágicas como las de hoy. Los antros "Momentum", "La Santa" e "Inferno" fueron puestos en una lista que podría significar el cierre definitivo de estos antros dependiendo si solucionan o no las recomendaciones que les ha hecho Protección Civil. Habrá que ver cuál es el diagnóstico que hace por su parte la Dirección General de Alcoholes. Seguramente otros antros andan por las mismas. Ya veremos”.
Hasta aquí el portal de San Luis. Pero veamos lo que más adelante comentó el “Dr. Shivago” en Marquesina Política del pasado 9 de junio, para completar el cuadro:
“Y siguiendo con temas del mismo rumbo, es decir de por allá del Valle del Mayo, nos informan que luces de alerta se han encendido ya entre empresarios del giro de bebidas alcohólicas de esa región ante el reciente arribo de un nuevo subdirector de Alcoholes en esa demarcación, un tal Fernando Hugo Salazar Ortega.
El punto es que el susodicho llega precedido de negra fama de por rumbos de San Luis Río Colorado, donde fue amo y señor durante varios meses con ese mismo encargo, pues además, resulta ser también todavía una herencia de la pasada administración padrecista; así que ya sabrá cómo viene la cosa y el tamaño del cortauñas que hará falta para entrarle al tema.
Advierten también que Salazar Ortega tiene un fuerte gusto por los casinos y de ahí que usualmente suela despachar y atender asuntos oficiales desde las mesas de apuestas, además de fraternizar demasiado rápido con los directivos de estos desplumaderos donde la venta de alcohol significa mucho de sus ingresos.


Zaira Fernández: la ponen en entredicho

Bueno, con decirle que incluso a Salazar Ortega lo relacionan también con el empresario constructor divino del padrecismo, Alfonso González Morillas, y de ahí, pues, que la estimada amiga, Zayra Fernández Morales, directora General de Bebidas Alcohólicas del Gobierno del Estado, deberá ponerle marcación personal al susodicho”.
Hasta aquí Shivago.
Con esos antecedentes y lo que está pasando aquí en el Mayo con extorsiones institucionalizadas, no puede uno menos que preguntarse ¿de dónde está agarrado Fernando Hugo Salazar Ortega? ¿Por qué esa manga ancha, arriesgando la imagen general de un gobierno que se anunció como pulcro y transparente?
¿O todo cambió para seguir igual y los bandidos siguen galopando a sus anchas por las praderas del poder? En el caso específico aquí tratado, doña Zaira tiene la palabra.
Veremos y diremos, amable lector.
Espaldarazo y promesa
En temas más amables, el que puede presumir de haber cortado orejas y rabo este miércoles es el alcalde de Etchojoa, Ubaldo Ibarra Lugo, pues la gobernadora Claudia Pavlovich llegó como Santa Claus en versión femenina, y como en ocasiones anteriores, dio muestra de especial afecto para este municipio de tantas y añejas carencias.

La mandataria inauguró la modernización de la carretera Etchojoa-Bacobampo ensanchada de 6 a 12 metros y en la cual se invirtieron 97 millones de pesos, trajo escrituras de propiedad para mil 100 familias y puso en marcha una moderna biblioteca en la Universidad Tecnológica de Etchojoa, donde bajita la mano ya se aplicaron más de 23 millones de pesos en equipamiento, para beneficio de 380 jóvenes que cursan ahí sus estudios profesionales.

El alcalde Ubaldo Ibarra, con la Gobernadora: espaldarazo

Día redondo para los etchojoenses, pues, y sin duda de especial satisfacción para Ubaldo Ibarra, quien ha sido reiterativo en reconocer el respaldo de la Gobernadora al municipio. Para botón de muestra está el hecho de que gracias al programa de rescate carretero se han invertido 223 millones de pesos en 114 kilómetros de vialidades en esta región.
Eso, sin contar que en el segundo año de gobierno de Claudia Pavlovich, por acá han “aterrizado” 53 millones de pesos para construir mil cuartos adicionales, 600 pisos firmes y 22 unidades básicas de vivienda, una de las demandas más sentidas de la población, y para ampliar servicios tan elementales como el drenaje, donde aumentaron de 13 a 22 las localidades cubiertas. En conjunto, este tipo de acciones han impactado en la disminución de los indicadores de pobreza de Etchojoa.
Y si la Gobernadora se lleva el reconocimiento de los etchojoenses y la fundada esperanza de que con su apoyo vengan mejores cosas, el alcalde Ubaldo Ibarra Lugo no se queda atrás, porque sin aspavientos y con la tenacidad y la seriedad que lo caracterizan, ha sabido tocar las puertas indicadas y atraer para los suyos el respaldo que tanto necesitan.
Labor de hormiga, pues, pero incesante, como debe ser en una autoridad que aceptó el reto de echarse encima tanto problema con tan pocos recursos a la mano. El alcalde ha demostrado que la buena fe, la cortés insistencia y las ganas de ayudar a la gente valen oro.
Enhorabuena para los etchojoenses, y ojalá la Gobernadora siga metiéndoles el hombro, porque como ella misma dijo al reconocer los atrasos en muchas comunidades que estaban completamente olvidadas: “no porque sean pocos valen menos, todos contamos y todos tendemos a elevar nuestra calidad de vida”.
Eso, amigo lector, huele a promesa…
Dejaron solo al alcalde
Dicen que el tiempo pone las cosas en su lugar, y bien podemos aplicarlo a la polvareda que se levantó a raíz de que se anunció el cobro del Impuesto Sobre la Renta (el temible ISR) a quienes trabajan para los ayuntamientos.
Se habló aquí de que era un golpe para el ingreso de los burócratas - y golpe se queda, aunque algunos hayan cuestionado el calificativo-, porque no puede llamarse de otra manera a cualquier descuento o medida que merme los de por sí  exiguos ingresos de los trabajadores, en tiempos en que ningún dinero alcanza.
Lo que fue desproporcionado fue el intento orquestado para crucificar al alcalde Raúl Silva Vela por verse forzado a cobrar el impuesto, como si él lo hubiera creado, sin levantar la mira hacia donde realmente se originó el mal afamado ISR: en la Secretaría de Hacienda federal y luego en el Congreso de la Unión, donde diputados federales y senadores levantan el dedo aprobando cuanta aberración les llega para seguir bolseando a la gente -gasolinazos incluidos- y luego simplemente nadan de muertito, o hacen como que la virgen les habla.
Pero no, hacia allá nadie apuntó las baterías. Era más fácil echarle la culpa al alcalde, quizá porque ya le agarraron las placas de que tiene la mecha corta y nomás suena la campana se sube al ring, como si en su establo no hubiera más peleadores para que se fajen de vez en cuando. En fin, muy su gusto.
El comentario viene a cuento porque el que salió al quite fue el propio dirigente del sindicato de burócratas municipales, Ramón René García Vallejo, con una postura realista y madura, al señalar que efectivamente, el pago del ISR no se puede evitar “ni es la intención hacerlo”, pero por lo menos buscarán opciones para que resulte menos gravoso para los empleados.
Una salida que García Vallejo perfila es la de armar un mejor plan de previsión social con las autoridades en la próxima revisión del contrato colectivo de trabajo, una ruta civilizada en la cual pueden conseguir buenas cosas sin llegar a enfrentamientos estériles e innecesarios, como él mismo lo advierte.

Ahí está pues, ¿para qué tanto brinco estando el suelo tan parejo?


Martín Ruy Sánchez: muy atareado

Lo que extraña a los que dicen entenderle a la grilla, es por qué por fuera –digamos que hasta de foul- le echan la mano al alcalde Silva Vela, mientras los mandos panistas brillan por su ausencia, pues ni David Galván a nivel estatal ni Martín Ruy Sánchez en Navojoa han sido capaces de decir esta boca es mía. De los regidores azules ni hablar: parece que están pintados en la pared, como si no formaran parte del gobierno sometido al golpeteo.
Si se tratara de una pelea de box, diríamos que Silva Vela se defiende a “sabanazos” exponiéndose a un mal golpe, mientras sus “seconds” ni siquiera traen una toalla en la mano para aventarla y detener la pelea si se amerita.
¿Será porque Martín Ruy Sánchez anda más atareado armando su campaña para pelear la alcaldía el 2018, que en defender al gobierno emanado de sus filas?
Quién sabe, estimado lector, pero afuera se ve que están dejando solo a Silva Vela para que se lo coman crudo, acusándolo hasta del cambio climático. Y nadie de sus antes entusiastas partidarios parece inmutarse…





No hay comentarios